718 424-6412, 200 Park Avenue, Suite 1700, New York, NY 10166

Entrar en un matrimonio no es un paseo por el parque. E incluso más mantenerlo. Porque en el matrimonio hay más poder financiero, los conyugues incluso contraen diferentes créditos o se implican en proyectos en los cuales no hubieran entrado en otras circunstancias. Aun así, pierden de la vista que no todas las alianzas de este tipo duran una eternidad, y en ocasiones, el divorcio es indispensable. Sobre todo, en el contexto en el cual la mayoría de los divorcios surgen a consecuencia de las desavenencias de tipo financiero entre los esposos.

Un artículo del periódico The New York Times, publicado en el año 2014, indica que  la tasa de los divorcios ha alcanzado el pico en los años 1970 y principios de los años ’80. Aun así, en las últimas tres décadas, la tasa ha disminuido, y si la tendencia continua, casi dos tercios de los matrimonios no implicarán nunca un divorcio. Pero, realmente, todos conocemos a alquilen que ha pensado en el divorcio y que puede que haya pasado incluso por uno. ”El divorcio no es agradable para nadie, y para muchos, las consecuencias y el sufrimiento emocional es mayor que la parte financiera. Sobre todo, si están implicados los hijos. Es por ello que los problemas financieros y la distribución de los bienes han de solucionarse  lo mas rápido y de la forma más correcta posible”, dice  Andreea Dumitru, la fundadora del despacho de abogados Dumitru & Associates PC de Nueva York.

De acuerdo con sus declaraciones, las consecuencias financieras son mayores, cuanto más dinero, propiedades y negocios queden implicados. ”Más aun, si los esposos no tienen una buena relación para que sean justos al repartir los bienes comunes, entonces las consecuencias pueden ser devastadoras.  Y si ellos contrajeron matrimonio poseyendo ya determinadas propiedades, dinero,  licencias de práctica o negocios, los mismos siguen siendo bienes separados en caso de divorcio sólo si hay un convenio prenupcial”, explica ella. Consecuentemente, a falta de tal acuerdo, los bienes siguen separados, pero el el aumento de valor durante el matrimonio pasa a ser un bien común y se deberá dividir, continua la abogada. No es desdeñable tampoco el hecho conforme al cual cuanto más largo haya sido el matrimonio, mayores serán los derechos de la esposa.

En el caso en el cual los dos esposos tienen hijos, los niños reciben apoyo financiero que se calcula como porcentaje del sueldo del padre que recibe su custodia.  normalmente, la madre obtiene la custodia, pero, en determinado casos,  a la esposa se le concede un pago financiero por parte del esposos, que le permita vivir de la misma forma que durante el matrimonio. Cuanto más largo haya sido el matrimonio, mayor será dicho importe.

”A medida que los tiempos cambiaron, y los mujeres empezaron a trabajar y a tener a veces sueldos mayores que los esposos, tanto ha disminuido la concesión, por parte del tribunal, de este pago adicional a la esposa, en el contexto en el cual la práctica surgió en un periodo en el cual las mujeres  eran amas de casa y criaban a los hijos”, explica la abogada.

En el caso en el cual se decidieron con relación a un divorcio, primero, los dos esposos deben acudir a un perito financiero. ”En muchas ocasiones, las personas  se precipitan, adoptan decisiones rápidas en lo que respecta el reparto de los bienes, basados en sentimientos. Es recomendable que las emociones se queden fuera de la ecuación en caso de un divorcio. A la vez, ellos deben acudir a un abogado especializado en divorcios, para que las cosas fluyan a favor de todos”, añade Andreea Dumitru.

Entre las principales razones por las cuales las personas se divorcian, encontramos las consideraciones financieras, seguidas por el abuso de alcohol o drogas de uno de los conyugues o el adulterio.

”Es por ello, aunque desagradable la idea de casarse pensando en el divorcio, se recomienda la firma de un convenio prenupcial antes de darse el SI, QUIERO.  Este contrato es una especie de salvavidas en caso de separación”, concluye Andreea Dumitru.

Dumitru & Associates PC es una compañía de abogacía especializada en la creación de los fondos comunes y de los servicios fiduciarios, testamentos y sucesiones, el derecho de la familia  incluyendo el divorcio, el derecho de las propiedades inmobiliarias personales o comerciales. La compañía fundada por la rumana Andreea Dumitru Parcalaboiu en el año 2010 tuvo ingresos de más de medio millón de dólares en 2016.

Andreea Dumitru, cuya experiencia profesional incluye la actividad legal in-house en el sector corporativo, vive en Nueva York desde hace casi 20 años.

Se ha graduado  por la Facultad de Derecho en Rumanía y el programa de máster en la misma rama lo ha finalizado en la escuela Cardozo Law School de Nueva York.  Ostenta el derecho de ejercer la profesión en Nueva York y es miembro de las asociaciones: Asociación Estadounidense de Abogacía, La Asociación de Abogacía de Nueva York, la Asociación de Abogacía de Queens, La Asociación Estadounidense de Abogados en Inmigración, miembro del Consejo de la Cámara de Comercio Rumano- Americana, filial de Nueva York, y de la Asociación Nacional para Mujeres Emprendedoras. Asimismo, le ha sido concedida la distinción  ”10 de los mejores abogados en inmigración” en el año 2017 por parte del Instituto Estadounidense de los Abogados y también en el 2017 ha sido incluida en el Top 100 mujeres de éxito organizado por la Revista Capital.

Que riesgos financieros implica un divorcio
Etiquetado en:    

3 thoughts on “Que riesgos financieros implica un divorcio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *